Caravia 2.006

 

Caravia: parada obligada en el calendario cometero

 

Faltarían calificativos para definir con exactitud el excelente festival de cometas que se celebra cada año en Caravia (Asturias). Buena organización, buen viento, mejor tiempo y un ambiente cometero inmejorable en un entorno natural para deleite de los sentidos.

El Team Bolau acudió puntual a la cita asturiana con la máxima ilusión y con la seguridad de disfrutar de un buen fin de semana.

La previsión meteorológica no planteaba grandes complicaciones con viento del suroeste y generalización de nubes y claros sin apenas riesgo de precipitaciones. Las previsiones se cumplieron y pudimos disfrutar de dos días fantásticos y calurosos, con un sol luciendo en todo lo alto y un viento nada despreciable aunque, eso sí, con algún que otro bajonazo.

A las 10:30 realizamos nuestro desembarco en Caravia, caracterizado por la falta de viento. Nos temíamos lo peor, pero los lugareños nos fueron tranquilizando asegurando que el flujo de aire llegaría más tarde. Así fue. Sobre las 11:30 – 12:00 el movimiento nervioso de los banners publicitarios fue en aumento incidiendo directa y proporcionalmente en la adrenalina de nuestra alma cometera.

A volar, a volar y a volar, parada para comer y a seguir volando. Cuerpos enrojecidos por “Lorenzo” y satisfacción a flor de piel. Que gozadaaaaaa....

 

Exhibiciones

Como novedad la organización puso en marcha la celebración de varias exhibiciones, donde participó el Team Bolau, y un concurso de precisión con cometas revolution. Los talleres de cometas y el lanzamiento de chuches hicieron las delicias de los más pequeños y no tan pequeños.

El atardecer trajo consigo un descenso paulatino de la fuerza eólica lo cual nos obligó irremediablemente a recoger nuestros bártulos y disponernos a disfrutar de la tan ansiada merienda sidrera. Ambiente afable y relajado, lugar de encuentro cometero donde se intercambiaron experiencias potenciadas por los vapores escanciados que preparaban el terreno para la cena.

 

El domingo amaneció despejado y caluroso. El azul dominaba el cielo y el viento una vez más se hacía el remolón. Por fin sopló. Avalancha cometera en la playa apurando las últimas horas del festival. Tracción, estáticas, free, revolution...todo lo habido y por haber flotando en el aire y demandando su hueco en el viento.

La aparición de unos nubarrones amenazantes a media tarde aceleró el final del certamen pero no impidieron la realización de la instantánea de familia que todo buen evento de cometas debe tener. Las nubes tampoco evitaron la entrega de premios del concurso de revolution, donde nuestro compañero de equipo, Tonet quedo primero. Enhorabuena.

 

En definitiva, un excelente festival consolidado en el calendario cometero y potenciado por la buena organización. Todo ello aderezado por un magnifico entorno natural y unas favorables condiciones meteorológicas.

Gracias Caravia, hasta el próximo año.

Xabi  (Team Bolau)